PATINES Y CHUECAS

Memoria y actualidad de las disciplinas del patín

1978: El Mundial de la Reinserción Internacional

El plantel antes de viajar a Argentina. Arriba: Evaristo Mena, Eduardo Tapia, Humberto Mazarelli, Miguel Rojas, Eduardo Riveros y René Muñoz. Abajo: Francisco Miranda, Carlos Suez, Rodolfo Huerta (tercer portero, no fue inscrito en la nómina oficial), Sandro Zolezzi y Sandro Pifferi.

El plantel antes de viajar a Argentina. Arriba: Evaristo Mena, Eduardo Tapia, Humberto Mazarelli, Miguel Rojas, Eduardo Riveros y René Muñoz. Abajo: Francisco Miranda, Carlos Suez, Rodolfo Huerta (tercer portero, no fue inscrito en la nómina oficial), Sandro Zolezzi y Sandro Pifferi.

El objetivo de la Selección Chilena en su retorno a la cita mundialista era claro: quedar entre los dos mejores países sudamericanos para clasificar a los Juegos Panamericanos que se realizarían al año siguiente en San Juan de Puerto Rico. Pero también el técnico Juan Rojas agregaba presión al señalar que “queremos superar el octavo puesto en el último Mundial de España en 1972”, avisando de paso que “este equipito, como le llama la prensa argentina a nuestra Selección, les dará sobresaltos a los más pintados”. La apuesta final fue del presidente de la Federación, Eugenio Silva, quien no dudó al profetizar que “estaremos entre los seis primeros”.

Tras el impecable debut en sus tres partidos iniciales, la prensa acreditada ya designaba a la Roja como el “equipo sorpresa del torneo”. El DT Rojas comentaba también que la afición sanjuanina ya había ungido al representativo chileno como uno de sus favoritos. “En todo momentos en las calles y en los partidos se nos aplaude y alienta. Estamos muy agradecidos con las atenciones del pueblo argentino”, decía el ex portero de la UC y Thomas Bata.

Y reafirmando que Chile “mira con respeto a todos sus rivales” llegó el partido con Portugal. La máxima potencia con el mejor de todos, Antonio Livramento, manteniendo inalterable su calidad. Quienes asistieron al Parque de Mayo quedaron, literalmente, con la boca abierta cuando, iniciado el segundo tiempo los de la camiseta roja superaban a los lusitanos por… 4-0. Los europeos reaccionaron, los chilenos se desajustaron y se emparejó la cuenta a 4-4. Minuto final y hubo penal para los sudamericanos, pero Eduardo Riveros lo desperdició. Lo peor sucedió restando sólo segundos: los portugueses marcaron el gol que les dio el triunfo 5-4. Los nacionales quedaron desechos, pero se habían ganado el respeto. Es más, Livramento se hizo presente en el camarín chileno y felicitó a cada uno de los rivales.

1978_plantel

Ese traspié “dejó huellas físicas y anímicas. Chile lamentó su segundo contraste” al caer con Estados Unidos. A pesar de esa coyuntura, el representativo nacional era ubicado en un bloque denominado “intermedio” –una suerte de escolta de los favoritos Argentina, España y Portugal- junto a Italia, Alemania, Brasil y los norteamericanos. En los de “menor calidad” se cobijó a Japón, Mozambique, Australia y Bélgica.

El pleito con los trasandinos avizoraba “una nueva recuperación” pero la derrota 3-1 “fue una culminación de infortunios. La pelota bailó varias veces en la línea del arco argentino y se estrelló frecuentemente en los palos. El buen juego no sirvió” con los vecinos cordilleranos.

La caída ante Italia “puso después la lápida” mientras que las victorias sobre Bélgica y Mozambique “sólo sirvieron para encaramarse” en la tabla de posiciones. Un sexto lugar que “parece discreto, luego del comienzo avasallador, pero que no es malo si se revisa la historia: está a la par con lo mejor que ha logrado Chile en sus participaciones mundialistas”.

1978

Al retorno, una críticas públicas de Juan Rojas de que “hubo jugadores que perjudicaron el desempeño del equipo jugando para el lucimiento personal” no alcanzaron a tomar volumen tras las réplicas del presidente de la Federación, Eugenio Silva –“si no se llegó más arriba se debe únicamente a la falta de experiencia y a la carencia de roce internacional”– y de uno de los aludidos, Eduardo Tapia –“no quiero tener polémicas”-. Eran parte de la anécdota que adornó una positiva campaña.

luminotecnia

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 19 enero, 2015 por en Sin categoría.

Notas Anteriores

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 47 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: