PATINES Y CHUECAS

Memoria y actualidad de las disciplinas del patín

Charla Sin Patines: Gastón Madariaga Dubecq

Gastón Madariaga, en una alineación de León Prado en 1968. Lo flanquean Sandro Pifferi (izquierda) y el DT Mario Spadaro (derecha). Abajo, los porteros Antonio Moreira y Bernardo Arancet.

Gastón Madariaga, en una alineación de León Prado en 1968. Lo flanquean Sandro Pifferi (izquierda) y el DT Mario Spadaro (derecha). Abajo, los porteros Antonio Moreira y Bernardo Arancet.

Junto con su hermano Gonzalo y Sandro Pifferi, es el primer gran referente hockístico del León Prado. De hecho, integró los planteles campeones metropolitanos en 1968 y 1970. Mejor aún, es parte de la historia del deporte de la chueca en el colegio marianista prácticamente desde sus inicios.

“Lo que pasa es que algunos de nosotros patinábamos en la calle, en nuestros ratos libres, usando los Winchester. Era típico que uno los pedía en Navidad” recuerda Gastón, quien en 1954 cursaba Primero de Humanidades –actual Séptimo Básico- cuando un grupo de mozalbetes de Tercero de Humanidades, encabezado por Egidio Bonfanti y guiados por el entusiasmo del hermano Cipriano Fernández de Retana formaron el primer equipo en el colegio sanmiguelino. Ejemplo que no demoró en ser imitado por Madariaga y su pandilla.

La cancha del León Prado, recién construida, con los olivos de fondo. Arriba, de izq a der: Enrique Escobar y Ramón Formaz. Abajo: Gastón Madariaga, Muñoz y Arnoldo Bravo. (Foto gentileza Gastón Madariaga D.)

La cancha del León Prado, recién construida, con los olivos de fondo. Arriba, de izq a der: Enrique Escobar y Ramón Formaz. Abajo: Gastón Madariaga, Muñoz y Arnoldo Bravo. (Foto gentileza Gastón Madariaga D.)

“En el grupo de mi curso que nos metimos en esto estaban Carlos Padruno, Juan Carlos Kase, Román Samaniego, Patricio Ortiz, Francisco Baeza, José Riveros y Jozef Ambrus”, continúa quien era uno de los líderes de esa generación.

Es más, todo ese lote de nóveles y entusiastas hockistas participaron en la construcción de la cancha, al interior del establecimiento. El lugar escogido fue el llamado Sector de la Quinta donde lucía una plantación de olivos, a la que los alumnos tenían prohibido su acceso y que tenía en el fondo un portón que daba hacia la calle Don Bosco. Estaba separada por la pandereta que marcaba el límite de la multicancha de cemento que se ubicaba al lado de su homónima de básquetbol.

“Los que jugábamos hockey emparejamos el terreno. El hermano Retana, junto al hermano Claudio Ortiz, dirigieron las obras. Y cuando ya estuvo terminada, pulimos cada baldosa con piedras” recuerda el popular Gato.

Una postal de 1956. León Prado gana un amistoso a Corinthians de la Plaza Bogotá, En la foto, de izq a der, el hermano Fernández de Retana, Gonzalo Madariaga, Hernán Ortiz, Patricio Ortiz y Gastón Madariaga. (Foto gentileza Gastón Madariaga D.)

Una postal de 1956. León Prado gana un amistoso a Corinthians de la Plaza Bogotá, En la foto, de izq a der, el hermano Fernández de Retana, Gonzalo Madariaga, Hernán Ortiz, Patricio Ortiz y Gastón Madariaga. (Foto gentileza Gastón Madariaga D.)

Rápidamente, Gastón Madariaga se constituyó en figura del representativo colegial -ubicándose como defensa con constante llegada a portería rival- sobre todo cuando comenzaron a competir en la serie de Honor en los años 60. El equipo titular en la primera mitad de esa década era con Atilio Menichetti en portería; Gastón Madariaga y Carlos Padruno en la defensa; y Gonzalo Madariaga y Angel Padruno en el ataque.

-Usted alineó en una época en que los partidos tenían un toque extra de juego recio…

-Pregúntale a todos los jugadores de mi época si lesioné a alguno. Nunca lo hice. Lo que pasa es que yo jugaba mucho con el cuerpo, era duro de contextura y usaba la baranda como aliado para apoyarme. A mí me pegaron, incluso me lesionaron. Pero yo nunca le pegué un palo malintencionado a alguien.

-Uno de sus duelos particulares eran con Alfonso Finalterri…

Insignia del IMLP hasta 1978 y que lució Gastón Madariaga en la camiseta roja del colegio en sus tiempos de jugador

Insignia del IMLP hasta 1978 y que lució Gastón Madariaga en la camiseta roja del colegio en sus tiempos de jugador

-Sí, era uno de los duelos como dices tú. También tenía duelos con los hermanos Silva (Dagoberto y Rodolfo). Nunca les pegué, ellos me pegaron. (Sonríe)

-El DT Oscar Ahumada lo definió a usted como un jugador con mucha garra…

-Lo que pasa es que nunca daba por perdida una pelota, no le hacía el quite a la jugada. Le ponía corazón. Tan así, que para el Mundial de 1970 en Argentina cuando cantamos el Himno Nacional nos comenzaron a pifiar y yo canté con más ganas. Y mis compañeros hicieron lo mismo. Puedo decir que dejamos callado a todo el estadio en San Juan.

La Infantil de León Prado en 1956. De izq a der: Gonzalo Madariaga, Gastón Madariaga, Juan Carlos Kazes, Francisco Baeza, Carlos Padruno, Patricio Ortiz y Román Samaniego. (Foto gentileza Gastón Madariaga D.)

La Infantil de León Prado en 1956. De izq a der: Gonzalo Madariaga, Gastón Madariaga, Juan Carlos Kazes, Francisco Baeza, Carlos Padruno, Patricio Ortiz y Román Samaniego. (Foto gentileza Gastón Madariaga D.)

Su estilo le permitió integrar, primero, el equipo de la Asociación Santiago –en aquella época, León Prado pertenecía a esa organización- y después la Selección Nacional. Tras ser preseleccionado para el Mundial de 1962, a partir de 1969 fue constante integrante de la Roja formando en los Sudamericanos de aquel año y 1971, más los Mundiales de San Juan en 1970 y La Coruña 1972… con distinta suerte en ambos certámenes planetarios.

-Usted marcó en el triunfo sobre Argentina, en el Mundial de 1970.

-Fue el 4-2. Yo estaba en mitad de cancha cuando recibí un pase hacia la izquierda. Veo que (Alberto) Lombino me sale a marcar. Le hago un quiebre y me lo saqué. De ahí me fui por detrás del arco y antes de aparecer por el otro lado levanté la pelota por sobre el hombro del portero y ahí la metí. Golazo.

-Pero en La Coruña usted fue el primer hockista que fue expulsado con tarjeta roja en los Mundiales…

-Ni me lo recuerdes. Eso fue en el partido con Holanda. Un rival me dio un palo por la espalda, ante lo cual lo encaré. El árbitro me llamó la atención por eso y yo le mostré la marca que me había quedado. El capitán de ellos, Rolf Olthoff me amenazó mientras que yo me quedé callado. Seguimos jugando y en una determinada jugada fui a disputar una pelota con Olthoff. Yo quedé pegado hacia la baranda y para equilibrarme saqué la mano con la chueca fuera de la cancha. El árbitro pensó que iba a golpear al holandés y me echó. Eso pasó.

-En todo caso, anécdotas no le faltarán…

-Si te fijas en las fotos, en todas aparezco peinado con gomina. Es que yo tenía el pelo crespo. Pues bien, nos fuimos de gira a Uruguay con el León Prado y en un partido un rival me dio un caballazo que me saltó todo el pelo. Al verme con los rulos, mis compañeros estaban muertos de la risa.

luminotecnia

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Notas Anteriores

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 46 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: