Al Borde de la Baranda: Nico Flores, En La Senda del “Loco”

nico2

Tras el tercer lugar obtenido por Casa de Italia en el Argentino de Clubes, nuestro editor se refiere –y, prácticamente, postula- a Nicolás Flores como el sucesor de lo hecho por otro chileno, Raúl Garay, en el hockey trasandino. ¿Usted está de acuerdo?

NICO FLORES, EN LA SENDA DEL “LOCO”

Se sabe que en el ámbito específico del deporte, son contados los casos en que un atleta chileno ha triunfado en Argentina. Era casi un tabú que alguien nacido en este lado de la ladera se destacara al otro lado. Por aquello de que los trasandinos –descartando ese marketing que expone que todos somos hermanos- siempre se han sentido mejores que nosotros. Lo que es verdad, qué duda cabe. Por títulos mundiales y continentales, por mentalidad para preocuparse y fomentar la actividad competitiva para conseguir resultados a nivel internacional, por personalidad, por lo que sea pero es así.

En el tema específico del hockey, hasta hace poco sólo un compatriota había resaltado en las tierras del general San Martín. Se trataba de Raúl Garay, el popular Loco hijo ilustre de Ciclón de Viña del Mar, que a fines de la década de los 40 emigró hacia el Este y dejó su huella en los clubes Harrod’s Gath y Chaves más Los Andes. Fue tanta la calidad que exhibió, que incluso integró un representativo trasandino que realizó una extensa gira por Europa. Es más, se mantuvo sin contratiempos como jugador activo hasta fines de los años 60. En buen chileno, el Loco Garay le dio “cancha, tiro y lado” a los vecinos.

Vistos los antecedentes, hace casi tres años en forma silenciosa se fue de ida por el cruce Los Libertadores un tipo llamado Nicolás Flores, para calibrar su carrera con la que había logrado llamar la atención en su suelo natal. Incluso, jugó un Mundial –el juvenil de 2007- siendo uno de los referentes. O sea, algo sabía con los patines y chueca. Pero debía confirmarlo en un nivel superior.

Su estación terminal en ese primer viaje fue el –en ese entonces- recién ungido campeón sudamericano, Petroleros YPF. No debe haber faltado quien pensó que sólo viajó para agrandar el grupo de comensales en el asado del equipo o para hacer número en la foto oficial del plantel.

Su rendimiento con la tricota de listados negros y azules lo mantuvo como titular fijo. Y ahora con la camiseta tetracolor de Casa de Italia, este joven de 25 años se anotó un lugar en el podio del Argentino de Clubes, un certamen nada de despreciable.

En ese escenario, este hijo de buen vecino está confirmando todos esos talentos que vienen desde la cuna. En una de ésas, si analizan su ADN tal vez algunos de sus cromosomas tendrían forma de un patín o de un stick. Es que el Nico respira hockey, vive por este deporte. Bueh, está claro que la herencia paterna es fuerte en él y en su hermana que hace lo suyo en España.

Con esos argumentos, es obvio que Nicolás Flores va bien encaminado por la senda que dejó el Loco Garay. Porque no le fue fácil llegar a Argentina, no le es fácil mantenerse en ese medio competitivo y no le será fácil tampoco convencer a todo el mundo de lo que es capaz.

Lo único que le pido, como favor personal, es que se mantenga cuerdo… para no perderse en el camino.

Atte.

Jorge Rodríguez Cáceres

aviso1

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *