PATINES Y CHUECAS

Memoria y actualidad de las disciplinas del patín

Hockey en Línea, el Hermano Menor Que Quiere Crecer

2015_seleccion_hockeyenlinea

La Selección Nacional de Hockey en Línea en la previa de su duelo ante los venezolanos, en el Mundial de Rosario.

Sin estridencia, a principios de julio de 2012 viajó hasta la ciudad colombiana de Bucaramanga la Selección Nacional de Hockey en Línea, para competir en su tercer Mundial de la disciplina. La verdad sea dicha, pero muy pocos sabían que existía un representativo en este deporte que nació en la última década del siglo XX. Sus creadores habían sido los canadienses, como una alternativa veraniega al hockey sobre hielo. Por los elevados precios que costaba mantener una cancha en temporada estival, se ideó una baldosa de material plástico bautizado como sport court, una suerte de símil artificial del hielo. Manteniendo la equipación tradicional del deporte padre, sólo se cambiaron algunos detalles como los botines con cuchillas por patines en línea y que cada equipo alineaba cinco hockistas -un portero, dos backs y dos forwards– en vez de los seis que se aprecia sobre la pista helada. En esa coyuntura y bajo el alero de la IIHF (International Ice Hockey Federation), en 1995 comenzó la disputa de los correspondientes campeonatos mundiales.

Aunque se utilizan patines, las similitudes de este joven deporte son más cercanas al hockey-hielo que al hockey-patín. De hecho, las potencias inline no son España, Portugal, Italia ni Argentina sino que aquellas naciones que mandan sobre la pista helada. Vale decir, Canadá, Estados Unidos, Rusia, República Checa y los países escandivanos.

Comienzos en Chile. Nuestro país se contagió de este deporte en 1996, por iniciativa de algunos jóvenes que se juntaban a patinar con sus botines en línea en la pista de Los Domínicos, en el sector oriente de la capital. Un encuentro con unos mozalbetes canadienses fue clave, ya que esos extranjeros les enseñaron el inline hockey aportando con un par de sticks, uno que otro caso y el puck (disco). El principal impulsor de aquello fue Cristián Chávez, conocido como El Sueco, quien es considerado el primer entrenador chileno de este deporte. Paralelamente, se formó una Liga en Santiago, con seis equipos que disputaban sus partidos en la pista Crazy Wheels de la comuna de La Florida.

Como una forma de organizar las incipientes instituciones y posibilitar, también, el fomento de la nueva disciplina se formó la Asociación Nacional de Hockey Hielo en Línea, cuyo presidente Jorge Bastías ya a finales de 1999 se contactaba con la Federación Chilena de Hockey y Patinaje para ser reconocida como una de las ramas de dicho conglomerado. Sin embargo, los incipientes deportistas se encontraron con algunas vallas. “No quieren que entremos, de otra forma no se entiende que nos hayan puesto tantas trabas. El patín carrera y artístico nos apoyan, pero el hockey no, porque nos ven como amenaza. Gonzalo Reyes, el presidente, nos apoya pero hay muchos que se oponen a nuestro ingreso” declaraba Bastías en aquellos días al diario El Mercurio.

2

Debut de la Selección Nacional. La aventura continuó con la llegada del nuevo siglo, al formarse la Selección Nacional para competir en el Mundial con sede en las ciudades checas de Hradec Kralove y Chocen. La clasificación a dicha cita se posibilitó tras ocupar la Roja el tercer puesto en el Clasificatorio del Hemisferio Sur -disputado entre el 5 y 7 de noviembre de 1999, en Buenos Aires-, donde fue superado por Argentina (3-8) y Brasil (0-16), y venció a Sudáfrica (8-4). Aquel primer representativo estaba integrado por algunos elementos que habían vivido en países donde habían practicado este deporte -como Osvaldo González, en Estados Unidos- o que habían jugado hockey sobre hielo -el DT Cristián Chávez lo había hecho en Suecia; mientras que Nicolás Grass y Víctor Díaz habían vivido lo propio en Canadá-.

Consciente de su condición de debutante absoluto en los certámenes ecuménicos, en julio de 2000 la Roja sólo cosechó derrotas en sus partidos mundialistas ante Suecia (0-35), Finlandia (0-47), Austria (0-26), Brasil (2-6), Nueva Zelanda, República Checa (1-36) y Argentina (5-8) en la definición del 13° puesto entre catorce países participantes. Lamentablemente, esta incursión internacional se tiñó de dramatismo cuando tras el término del torneo, el bus que llevaba a la delegación hasta Praga protagonizó un accidente automovilístico donde falleció el médico del equipo, doctor Jorge Bastías Rodríguez.

A pesar de lo vivido en el nombrado país centroeuropeo, el trabajo continuó. De esta manera, en junio de 2001 los chilenos se ungieron subcampeones sudamericanos en el torneo continental disputado en Buenos Aires. Un año después, en julio de 2002, el representativo asistió a su segundo Mundial en las ciudades alemanas de Nuremberg y Pfaffenhoffen donde cayó ante Suecia (0-58), Eslovaquia (2-25), Japón (3-22), Hungría (2-16), Brasil (3-8) y Bélgica (4-13).

3

Renacimiento y Crecimiento. Casi una década después, la joven disciplina fue aceptada en la tutela de la Federación Chilena de Hockey y Patinaje gracias a los oficios realizados por el directivo Mauricio Jofré. Con ese aval, se le apoyó en su retorno a los Mundiales de la especialidad que ya estaban en el abanico de la FIRS, y que su sede en este 2012 fue la mencionada Bucaramanga entre el 8 y 14 de julio.  Sin embargo, el tema del financiamiento era de exclusiva responsabilidad de los viajeros.  Así el escenario, en la Primera Fase los rollers chilenos cayeron ante Colombia (0-16), México (0-12) y Ecuador (1-17). En la Ronda de Consuelo tras perder con Australia (0-6) y, nuevamente, con México (2-15) y Ecuador (1-2) terminaron en el décimosexto puesto entre 16 países participantes.

A pesar de los resultados adversos en el concierto internacional, a nivel local la actividad ya estaba consolidada, además de la capital, en Iquique y La Serena. En el puerto histórico la práctica estaba a cargo del club Drakons, mientras que en el balneario de la Cuarta Región se contaba con los quintetos de Rhinox y Serena Fuegos. En Santiago lucían los planteles de Domínicos de Las Condes, Reptiles de Ñuñoa, Red Star de Macul, Kamikaze de La Granja más Black Star, Volcanes y Santiago Storms, los tres ubicados en la comuna de La Florida.

Con esos afanes, el hockey en línea chileno se anotó en su cuarta experiencia mundialista aprovechando la cercanía de la ciudad de Rosario, sede de la cita del 2015. Sin embargo, hasta último momento la participación nacional estuvo en duda por escasez de financiamiento. Lamentablemente, a pesar de que la actividad ya llevaba dos décadas de existencia todavía debían ser sus propios cultores quienes pusieran de su bolsillo para contar con los fondos requeridos. Por ello, a un par de semanas del debut en el Mundial, se organizó un evento a beneficio en el GOM de San Miguel, donde la Roja venció por 7-2 a un equipo llamado Resto del Mundo. También hubo un partido femenino entre los elencos de Kamikaze y Black Stars, que terminó igualado 3-3.

El plantel mundialista estuvo integrado por los porteros Gustavo Morales, Pedro Sandoval y Pablo Silva; más los jugadores de campo Gastón Araya, Nicolas Jofré, Felipe Cubillos, Sebastián Castro, Gabriel Vera, Matías Tapia, Manuel Torrejón, Ítalo Veas, Matías Quinteros, Joaquín Miranda, Matías Araya y Crox Vela. La dirección técnica estuvo a cargo del estratego húngaro Balash Kukuska, que encabezaba un proceso de desarrollo respaldado por el entrenador ayudante Hernán Vigo y el preparador físico Miguel Reyes.

4

El plantel chileno, previo a su viaje a Rosario, posa en la cancha del club Red Star, uno de los feudos de sus partidos.

Ya en Rosario, la Roja cayó, por el Grupo D de la Primera Ronda, ante Brasil (0-9) y Argentina (2-9) venciendo a Macao (7-0), siendo éste el primer triunfo mundialista de un representativo chileno. En la Ronda de Consuelo tras perder con Venezuela (3-4), los chilenos vencieron otra vez a los macaenses (8-2) para ubicarse en la décimotercera posición entre 15 países participantes. Un hito histórico.

A la fecha, los especialistas de esta disciplina aún esperan concretar, en el corto plazo, la aspiración de la cancha propia. Aquella que tenga las medidas de 30 x 60 metros, para no seguir como nómades entre multicanchas municipales o los embaldosados de Red Star en la Villa Macul, el GOM de San Miguel o la pista del Estadio Nacional.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Notas Anteriores

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 45 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: