El Marqués de Calatrava Ya Es Inmortal

El popular Chico Jorge, cuidador de la cancha de Estudiantil San Miguel, ya está en la Eternidad. (imagen del cortometraje El Príncipe de las Tinieblas)

Tal vez fue esa soledad, la misma a la que le profesó amor incondicional, la que le impidió –nadie sabrá si fue por un acto de celos de parte de ella, para no compartirlo con nadie- al popular Chico Jorge cumplir su último deseo, el de ser velado en la cancha de Estudiantil San Miguel. Pero eso no podrá ser debido a las aciagas coyunturas que hoy afectan a todo el orbe, porque quien fuera cuidador del feudo de calle Pirámide inició este viernes su viaje con destino hacia las dimensiones superiores, formalizando su carácter de leyenda.

Fue un total de 72 años su período en esta existencia bajo el nombre civil de Jorge Eduardo Morales Gacitúa. Pero él agregaba a su característico apodo los nobiliarios títulos de “Príncipe de las Tinieblas y Gran Marqués de Calatrava”.

Con esas investiduras le demostraba a todos quienes llegaban a la cancha su profundo y fiel amor a la soledad. “La soledad es la acompañante perfecta, es la que no te revisa los bolsillos cuando uno llega tarde a la casa. Nadie te dice nada. Eres tú el rey de esa soledad” declaró, en tono de manifiesto, en un cortometraje que le dedicaron hace seis años. Cortometraje titulado, justamente, El Príncipe de las Tinieblas.

Quizás qué embrujo le produjo aquella especial compañía, la de la soledad, en una relación que se adornaba con el silencio que quedaba en el embaldosado cuando ya no había público presente, cuando ya no se escuchaba el sonido de las ruedas deslizándose sobre el embaldosado o ya no se percibía el golpe de la chueca sobre el caucho de la pelota. Especial compañía que también disimuló su acervo cultural con el cual podía sostener las más elevadas conversaciones, matizadas con una sonrisa que denotaba un toque de picardía.

Justamente, él sonreía al ver todo ese movimiento, con deportistas sin distingo de género ni edad, en la cancha. Escenario donde, ubicado en su esquina favorita, vibraba con los triunfos y lamentaba los bemoles de Estudiantil San Miguel, su retoño al que le prodigó especiales cuidados.

Poco más de tres lustros disfrutó en esta vida terrenal esa especial rutina que sólo él entendió. Y con eso le bastaba, porque sólo le debía justificaciones a la soledad.

Tal vez ahora está hablando con ella de por qué no se cumplirá su último deseo. Y a lo mejor recibirá como respuesta un recordatorio de que le había profesado votos de fidelidad por siempre y para siempre.

Votos que le permitieron, como dijo alguien del Chico Jorge, convertirse en leyenda. O mejor dicho, ungir al Marqués de Calatrava con tan honrosa mención. Mención que ya debe estar recibiendo más allá del tejado que conforman las estrellas. Ese ambiente astral que se denomina Eternidad…

En memoria de Jorge Eduardo Morales Gacitúa (1946-2020)

El Chico Jorge.

Un comentario sobre «El Marqués de Calatrava Ya Es Inmortal»

  1. Lo espera el valhalla de sus tiempos esperando por ti querido viejo lindo desde que llega. Os al club siempre estuviste ahí te quiero y recordaré por siempre viejo lindo y tus palabras de aliento por nico

Responder a Carlos Aguilar Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *