PATINES Y CHUECAS

Memoria y actualidad de las disciplinas del patín

Al Borde de la Baranda: Arbitrar Es Humano…

Nuestro editor emite su opinión tras lo sucedido el sábado en la cancha de Sagu, como una forma de posibilitar el debate para buscar una salida que permita evitar nuevos hechos como el acaecido.

ARBITRAR ES HUMANO…

Lamentable lo sucedido el sábado en la cancha del Sagu. Lamentable, porque otra vez los árbitros son foco de desenfreno mal entendido y reclamos airados de parte de los jugadores. Es verdad que los referís se equivocan, eso no se discute. Es verdad también que hay algunos cobros que molestan a los hockistas y a sus parciales, tampoco se discute. Pero de ahí a apelar a actitudes de bravucón para imponer tus puntos de vista ya se pasa al terreno de la involución. ¡Si los árbitros no son monedita de oro! También se pueden equivocar, son humanos como el que más. Y sus decisiones hay que acatarlas, le gusten o no a la gente. Y si no le gusta cómo arbitran, pues tome el silbato y arbitre usted, a ver qué le parece…

Por otro lado, se ha apuntado con el dedo acusador -de forma injusta- al club León Prado. Institución señera de la actividad, el actual directorio encabezado por Juan Zúñiga se ha encargado de mantener el buen áurea del equipo marianista. Con iniciativas para mantener la buena relación con los otros equipos y los estamentos varios como, justamente, los árbitros; hasta homenajear a sus próceres y hacer crecer la infraestructura de su cancha –hoy están embarcados en una loable campaña para cambiar las tablas de las tribunas-. Sin embargo, hechos puntuales como los del sábado-que no se condicen con la tradición del IMLP- atentan contra todo lo bueno que se ha hecho en el seno de Gran Avenida 3696.

Ya, es verdad que el hockey-patín es un deporte de roce, con sangre y pasión. Pero pasión bien entendida, no cayendo en escenarios cuasi infernales como los del pasado fin de semana. Oye, si los tiempos en que se debía llamar a Carabineros para resguardar la seguridad de los jugadores ya quedaron atrás, eso es de fines de los años 60 y principios de los 70. Se supone que hoy todo ha evolucionado… bueno, todo evolucionó menos los reclamos hacia los arbitrajes. Eso es inherente en cada actividad deportiva, pero no por eso se debe traspasar el límite y asumir el papel matonesco para expresar tu desacuerdo.

Los jugadores deben entender que son las caras de su club, que la camiseta que visten –sea la de León Prado, Thomas Bata, Universidad Católica, San Agustín, etc.- son emblemas y ejemplos para los que vienen detrás –los equipos infantiles y de Escuela-; y que no son banderas de guerra para enarbolar en una batalla para masacrar al adversario apelando a todo, lo lícito e ilícito.

También, los hockistas son los guías de sus parciales, sus referentes. Si se sulfuran, sus seguidores también lo harán. Y en mayor grado. Por eso, tanto como lo sucedido en la cancha del Sagu es lamentable también lo que se aprecia en el video que anda circulando por las redes sociales. ¿Qué se puede esperar de esos adolescentes, apostados en la tribuna, avivando la cueca con insultos de grueso calibre hacia el juez? ¿Qué pretendían filmando aquello: presenciar un linchamiento en vivo y en directo, para después subirlo a su facebook y ganar muchos likes para ser el más popular, el más bakán? Ironías del destino, ese video ahora puede reforzar el informe del juez y perjudicar a sus propios jugadores en las posibles sanciones a determinar.

Hay que parar esta escalada. La Liga Nacional debe tomar cartas en el tema, porque de partida no puede ser que en un partido de categoría Adulto sólo haya un árbitro en circunstancias que el reglamento establece dos. ¿Y por qué esa reducción de personal? Porque hay pocos referís, ya que la mayoría se va o prefiere sólo dirigir partidos en la Liga Senior o en la Liga Escolar, donde los tratan un poco mejor.

También, tomar medidas con relación al comportamiento del público. Porque, ¿qué vendrá después? ¿El surgimiento de las barras bravas en el hockey, con neandertales saltando y gritando desaforadamente, sin tener un rato de atención de lo que sucede en la cancha?

Es verdad que de repente los árbitros sacan de quicio a los jugadores y al público con sus cobros. Pero también no hay que olvidar que son humanos… como los hockistas, los dirigentes, los hinchas, todos. Y los humanos son imperfectos…

Atentamente,

Jorge Rodríguez C.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 15 mayo, 2017 por en Al Borde de la Baranda y etiquetada con , , , .

Notas Anteriores

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 45 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: