PATINES Y CHUECAS

Memoria y actualidad del hockey-patín nacional e internacional

De La Mejor Manera Culminó Torneo Master +50

Equipo Azul vs. Naranja. Arriba, de izq a der: Kano Meza, árbitro que dirigió todos los cotejos y que fue arquero de U. Católica y Smar de Sao Paulo, Brasil; Gabriel Chamorro, referente de los primeros equipos de Huachipato; Javier Estay, símbolo del otrora León Prado Blanco; Eric Fuentes, hoy en Deportivo; Gustavo Aedo, reconocido empresario de equipaciones de hockey; Luis Coloma; símbolo de Huachipato y UTE, además de campeón sudamericano en 1979; Carlos Inostroza, eterno estandarte de León Prado; y Elías Neme, hoy en Copiapó fomentando la actividad. Abajo: Roberto Vargas, quien jugó en U. Católica, U. de Chile y Usach, además de los Mundiales de 1986 y 1988; Rodrigo Matta, símbolo de Lo Espina y hoy el relator oficial del hockey-patín chileno; Francisco Bernabeu, eterno portero de El Salvador; Luis Enrique Herrera, arquero de Usach y hoy en Deportivo; Javier López, como lo hizo en Huachipato, U. Católica y en la Selección Nacional juega hasta hoy sin guantes; y Leonel Jofré, del equipo Rojo que se adelantó para esta foto.

No podía ser de otra manera. Con abrazos, una que otra talla y un asado de camaradería finalizó este domingo en la cancha del Sagu la primera versión del Torneo Master +50, que reunió a hockistas cuyo único requisito era tener cumplidos el medio siglo de vida.

Si se trata de resultados –sobre todo, para quienes les gusta las estadísticas-, campeón fue el equipo Negro, que venció 5-1 al Blanco. Para el triunfador anotaron Oscar Ahumada (2), Rodrigo Leiva, Francisco Morales y Rodrigo Bendeck; el descuento fue de Mauricio Prinic.

El tercer puesto fue para el Rojo, que se impuso 1-0 en la definición de tiros libres tras igualar 4-4 con el Amarillo. Para el quinteto triunfador marcaron Patricio Fuentes (2), Eduardo Tapia y Leonel Jofré; mientras que para los amarillos, Aldo Escobar (2) y Jorge Moreno (2).

El quinto lugar se lo llevó el Naranja, tras el 5-4 sobre el Azul. Para los ganadores se anotaron en la planilla Javier López (4) y Rodrigo Matta –la naciente dupla MaLo, Matta-López-; mientras que sus rivales hicieron lo propio a través de Luis Coloma (2), Eric Fuentes y Javier Estay.

Equipo Rojo vs. Equipo Amarillo. Arriba, de izq a der: Eduardo Tapia, trimundialista con los cuartos puestos en 1980 y 1982, el mejor medio del mundo, campeón con Huachipato, referente en UTE, U. Católica y Pepsi-Ciclón, además de Sertaozinho de Brasil; Boris Penna, surgido en Thomas Bata, figura en Instituto Aspro y hoy en Universidad Católica; Jorge Moreno, nacido en León Prado Blanco y mundialista en 1991; Raúl Lara, símbolo viñamarino, campeón nacional en 1977; Mario Arcos, de buena muñeca para manejar la chueca; Gustavo Gatica, el patrón del área de PAC en la Liga Master; y Patricio Fuentes, símbolo del antaño León Prado Blanco y hoy en PAC. Abajo: Aldo Escobar, de pasado goleador en Usach, mundialista en 1986 y 1988, también jugó en Smar de Brasil; Cristian Bustos, el popular Habibi; Luis Belmar, leyenda viviente de Lo Espina; y Leonel Jofré (ahora sí), de pasado en Audax y Universidad Católica. Faltó en el equipo Amarillo Aldo Diomedi, el caudillo de PAC conocido como “el hombre de los goles imposibles”.

Lo que se trasunta. Más allá de estos números, la importancia de la realización de este certamen es concretar un nicho para aquellos hockistas que superaron los 50 años de edad, y que sólo quieren divertirse sin la presión de la competencia.

Favoreció en esto la composición de los seis equipos que dieron forma a este torneo, ya que fueron establecidos en función de los hándicap de cada jugador. De esta manera, los de mayor experiencia por haber jugado en Mundiales, Panamericanos y/o Sudamericanos fueron distribuidos en cada elenco, completados con el resto.

De esta manera, se pretende –y se logró- evitar abusivas goleadas que en nada favorecerían al espectáculo; y prevenir, también, una demasiada ventaja para los mejores. (¿Se imaginan si, por ejemplo, todos los integrantes de la Selección Nacional que obtuvo el cuarto puesto en el Mundial de 1982 formaran un equipo? No habría cómo vencerlos…)

Pero también, fue la instancia para que algunos nombres que hacía rato no se calzaban los patines volvieran a escena. Como, por ejemplo, Aldo Escobar, sempiterno goleador en la Usach de los 80 y principios de los 90, quien viajó desde Pica –donde vive y trabaja hace casi dos décadas- para demostrar que mantiene incólume su salida explosiva y remate a gol. O Eduardo Tapia de quien se puede decir que es de profesión ídolo, ya que todos lo respetan por su glorioso pasado con la Roja; Luis Coloma, que viajó desde Talcahuano para demostrar que su Toque Coloma –aquel donde da el pase hacia un lado, mirando para el otro- se mantiene intacto; Oscar Ahumada, quien reafirmó su calidad con su muñeca y patinaje, atributos sobradamente conocidos en la Liga Master; Rodrigo Bendeck, emocionado por volver a jugar y manteniendo el poder de fuego que lo hizo célebre en los 80; o José Antonio Espinoza, el mejor portero en la historia del hockey chileno.

Todos unidos con el resto de los competidores para dar forma a esta naciente categoría, cuyas bases ya están establecidas. Sólo falta definir con qué frecuencia se disputarán sus certámenes. Y también, invitar a otros jugadores, que no pudieron asistir en esta ocasión, que engrosarían la cita como Eduardo Cleveland, Rubén Leni o Fernando Izurieta.

De hecho, la Organización –a cargo de Roberto Vargas y Cristián Riveros, unidos con Eduardo Tapia y Oscar Ahumada quienes hace rato habían manifestado la posibilidad de organizar a este estamento- comentaba, mientras se desarrollaban los cotejos, que desde Colombia ya estaban preguntando cómo dar forma a un campeonato de esta categoría. Algo que en Europa ya es tendencia hace rato –no en vano, la Evricup siempre se juega en dos series: +35 y +50- y que en Chile ya comenzó a manifestarse. Enhorabuena.

Equipo Blanco vs. Equipo Negro. Arriba, de izq a der: Roberto Vargas, Daniel Regis Carvajal, otro de los símbolos de El Salvador; Kano Meza; Mauricio Castro Llanos, de Universidad Católica y sobrino de hockista; Hernán Contreras, del grupo de Red Star; Francisco Morales, de León Prado; Oscar Ahumada, nieto de gran dirigente, hijo de gran entrenador, bimundialista en 1982 y 1984, símbolo de la UTE, Universidad de Chile y Usach; David Cleveland, de familia hockista, hoy fomentando la actividad en Copiapó; Mauricio Princic, surgido del vivero de Huachipato; y Ridrigo Bendeck, eterno goleador de Universidad Católica e hijo de un grande. Abajo: Juan Carlos Alonso, primo de los Alonso que son símbolos en Unión Estudiantil de San Juan; Marcelo Valdivia, uno de los mejores porteros de la Liga Master; José Antonio Espinoza, en resumen el mejor guardavallas en la historia del hockey chileno; Rodrigo Leiva, el fantasista surgido en Audax Italiano y hoy símbolo de PAC; y José Barriga, referente de los tiempos de la UTE.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 13 enero, 2019 por en Hockey Master y etiquetada con , , , , , , , , , , , .

Notas Anteriores

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 69 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: